jueves, octubre 30, 2014

¿Qué son los huesos? y ¿Por qué debemos cuidarlos?

Los huesos son órganos tan vitales como los músculos o el cerebro, por eso su importancia radica en su amplia capacidad de regeneración y reconstitución.

 Importancia de los huesos: 

  • Actúan como sostén: Los huesos forman un cuadro rígido, que se encarga del sostén de los órganos y tejidos blandos. 

  • Permiten el movimiento: Gracias a los músculos que se fijan a los huesos a través de los tendones, y a sus contracciones sincronizadas, el cuerpo se puede mover. 
  • Protegen a los órganos: Los huesos forman diversas cavidades que protegen a los órganos vitales de posibles traumatismos. 
  • Homeostasis Mineral: El tejido óseo se encarga del abastecimiento de diversos minerales, principalmente el fósforo y el calcio,  cuando uno de éstos minerales es necesario, los huesos lo liberan en el torrente sanguíneo, y éste lo distribuye por el organismo.
  • Contribuyen a la formación de células sanguíneas: La médula ósea, se encarga de la formación de glóbulos rojos.


¿Cómo se distribuye el calcio en nuestro cuerpo? y ¿Dónde podemos conseguirlo?
Este macro-mineral posee la mayor presencia en el organismo y el cuarto componente del cuerpo después del agua, las proteínas y las grasas. El calcio corporal total, se aproxima a un mínimo de 1200 gramos, lo que es equivalente a decir 1,5 a 2% de nuestro peso corporal. De esto, casi un 99% se concentran en los huesos y dientes el 1% restante se distribuye en el torrente sanguíneo, los líquidos intersticiales y las células musculares. 

Consumimos calcio a través del agua que bebemos y a través de ciertos alimentos, en especial los lácteos, como la leche y sus derivados. En particular, los quesos son el lácteo con mayor proporción de calcio por unidad de peso. Otros alimentos con contenido de calcio son los frutos secos, las sardinas y las anchoas; ya en menor proporción en legumbres y vegetales verdes oscuros (espinaca, acelga, brócoli).

¿Qué funciones cumple el calcio en nuestro cuerpo?

  • Provee rigidez y fortaleza a huesos, dientes y encías.
  • Ayuda en la regularidad de la frecuencia cardíaca, y en la transmisión de impulsos nerviosos.
  • Previene enfermedades cardiovasculares, ya que disminuye los niveles de colesterol en sangre.
  • Previene los calambres en la musculatura corporal, debido a que el músculo utiliza el calcio para realizar sus movimientos y contracciones.
  • Es fundamental para que la sangre coagule adecuadamente.
  • Es preventivo ante enfermedades como el cáncer.
  • Contribuye a reducir la tensión arterial en personas con hipertensión arterial.
  • Previene la osteoporosis (pérdida de masa ósea).
  • Es activador de diferentes enzimas.
  • Mantiene la permeabilidad de las membranas celulares.
  • Es un coadyuvante de la actividad neuromuscular.
  • Mantiene la piel sana.
  • Durante el embarazo reduce la incidencia de la preeclampsia (hipertensión gestacional o aumento de la presión arterial con edema y/o protenuria, proteínas en orina, que ocurre después de la 20 semana de gestación).
 ¿Cómo saber que te esta haciendo falta consumiir calcio?


La ingesta inadecuada, la disminución de la absorción a nivel intestinal como la excreción (en orina) aumentada del calcio conduce a una disminución total del mismo en nuestro organismo. 
La carencia de calcio está caracterizada por:
  • Dolores en las articulaciones
  • Hormigueos y calambres musculares
  • Un ritmo cardíaco anormal, palpitaciones
  • Convulsiones y deterioro cerebral
  • Depresión
  • Fragilidad en las uñas, uñas quebradizas.
  • Alteraciones cutáneas
  • Dientes defectuosos
  • Aumento del colesterol sanguíneo
  • Hipertensión
  • Entumecimiento de miembros superiores e inferiores
  • Raquitismo
  • Osteoporosis

¿Qué factores favorecen la absorción del calcio?

Vitamina D: la forma activa de la vitamina D es determinante en la asimilación de este mineral. Si está presente en las cantidades adecuadas favorece la absorción del calcio. Bajo consumo de calcio: la cantidad de calcio absorbido por el organismo será menor cuando lo consumimos de una sola vez en grandes cantidades. Es preferible tomarlo en dosis menores durante el día así se favorecerá la absorción. No se recomienda tomar más de 500 mg de calcio de una sola vez.
Bajo nivel sanguíneo de calcio: si el nivel de calcio en sangre baja, se activa una hormona, la paratiroidea que estimula la conversión de la vitamina D en el riñon a su forma activa favoreciendo la absorción intestinal de calcio.
Ejercicio moderado: favorece la asimilación del calcio.  
Edad: la absorción del calcio es de alrededor del 60 % en infantes y niños ya que el organismo necesita el calcio para el desarrollo normal de huesos y dientes. 

¿Qué factores impiden la absorción del calcio?
Ejercicio vigoroso: dificulta la absorción de calcio
Edad: la absorción de calcio disminuye durante la adultez en un 15-20%.
Fósforo (en exceso): Las bebidas gaseosas con alto contenido en fósforo no resultan beneficiosas.
Magnesio y fósforo (en exceso): la absorción de estos dos minerales también requieren de vitamina D. por ellos si se consumen en exceso, habrá menor cantidad de vitamina D disponible para absorber el calcio.
Zinc: consumido en exceso también obstaculiza la correcta absorción de calcio
Alcohol: reduce la absorción intestinal de calcio.
Cafeína: el café tomado en alta cantidades puede aumentar la excreción de calcio y disminuir la absorción. Una taza de café causa una pérdida de calcio de 2-3 mg que es fácilmente compensada agregándole 1 cucharada de leche. El consumo moderado de cafeína (1 taza de café o 2 tazas de te por día) tiene muy pocos efectos negativos siempre y cuando la ingesta de calcio sea la adecuada.
Hierro: Si consumimos calcio junto con hierro, ambos compiten en la absorción, así que el efecto de ambos se ve muy reducido. Conviene no mezclarlos.
Proteínas y sodio: a medida que aumentamos la cantidad de sal y proteínas a nuestra dieta, aumenta la cantidad de calcio que se excreta.
Ácido oxálico: presente en almendras, soja, cacao, espinacas y acelgas, se une al calcio de esos alimentos, y forman un compuesto muy difícil de ser absorbido por el intestino.
Dieta rica en grasas y azúcares: aumenta la eliminación del calcio.